EL EDIFICIO DE OFICINAS FLOTANTES

Edificio oficinas flotantes

Hemos conocido hace no mucho, las conclusiones sobre la cumbre del cambio climático de Glasgow y de ver a su vez, el anuncio del recién terminado proyecto de oficinas flotantes del estudio de arquitectura Powerhouse Company en la ciudad portuaria de Roterdam, que acoge la sede del Centro Global de Adaptación (GCA).

Una nueva organización que actúa como agente de soluciones para acelerar, innovar y ampliar las medidas de adaptabilidad que ayudarán a combatir las consecuencias del calentamiento global. Edificio compartido con las oficinas de la entidad financiera local ABN Amor, junto con una piscina y un restaurant, al que se accede por una pasarela marítima.

Este proyecto es el mayor edificio de oficinas flotantes del mundo y cuenta con tres plantas. Su diseño está ideado para ser resistente al clima y a los peores impactos del cambio climático, además de ser enteramente autosuficiente, sin conexión a la red eléctrica y sin emisiones de carbono. Les suena algo lo de Glasgow?

Pero por encima de todo, destaca su innovación y su valiente capacidad de anticipación en un momento en el que estamos empezando a presenciar los efectos del cambio climático sobre la madre naturaleza y sobre sus mares y ríos.

Qué relación guardan las dos noticias?.

Muy fácil, los creadores a diferencia de nuestros políticos una vez más han ido por delante y ya han actuado, construyendo un edificio que aporta las medidas adecuadas ante un escenario imprevisible, adaptado a la realidad más caprichosa que pudiera derivar de un posible desastre, una crecida del nivel del mar. El edificio flota.

No sólo es digno de elogio por su estética y capacidad funcional, sino porque consigue una sobresaliente autosuficiencia energética, a la vez que supone un atractivo y un aliciente para el usuario y empleado que trabaja en estas dependencias.

Bienvenidos sean el futuro y la innovación sin miedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.